Elimine las chinches de cama con un Manejo Integrado de Plagas (MIP)

Las chinches de cama se han vuelto comunes en edificios de apartamentos, dormitorios, hoteles, hospitales y hogares. ¿Por qué? Las personas y las cosas que estás compran viajan largas distancias con mayor frecuencia, haciendo que las chinches se dispersen más rápidamente. Siga los pasos a continuación para aprender a identificarlas, evitarlas y controlarlas de forma segura y efectiva.

¿Qué es el Manejo Integrado de Plagas (MIP)?

El manejo integrado de plagas (MIP) utiliza información de cada plaga para elegir métodos de control que sean más seguros y más efectivos. En inicio, los métodos de MIP incluyen prevención de plagas, exclusión, y herramientas no químicas. Si se requieren pesticidas químicos, se eligen productos que presenten el menor riesgo para la salud humana y ambiental. Con MIP, usted comienza preguntando: "¿Por qué está esta plaga aquí?" y luego trata de eliminar las condiciones que permiten que la plaga sobreviva. Este enfoque resuelve problemas de plagas en lugar de solo tratar los síntomas, y también reduce la necesidad del uso continuo de pesticidas químicos.

Estos son los pasos para controlar las chinches

Paso 1: Identificación de la plaga

¿Qué son exactamente las chinches? Las chinches son parásitos que se alimentan de sangre que succionan a las personas, generalmente durante la noche. Son pequeños, con una talla inferior a 1/8 de pulgada (3.5 mm) de largo, sin alas, de color marrón castaño con cuerpos aplanados (generalmente de forma ovalada) y se tornan alargados y de color rojo oscuro después de alimentarse de la sangre. Las picaduras de los chinches pueden causar ronchas con picazón en sus víctimas. A menudo dejan pequeñas manchas oscuras en sábanas y otras superficies. Actualmente no se conocen enfermedades propagadas por las chinches, pero generan angustia, ya que nadie quiere "¡dejar que las chinches le piquen!" Las chinches son difíciles de controlar porque su pequeño tamaño -y el de sus diminutos huevecillos- les permite esconderse en casi cualquier lugar dentro y alrededor de sus sitios de alimentación. Los escondites más comunes de las chinches incluyen colchones y somieres, grietas en las paredes, espacios detrás de la pintura descascarada o de la pared, o hasta en los enchufes. A diferencia de los piojos que permanecen en la cabeza humana, las chinches solo permanecen en el cuerpo el tiempo suficiente para alimentarse antes de regresar a su escondite.

Paso 2: Prevención

Las chinches de cama no pueden volar, por lo que infestan los hogares al ser transportadas en la ropa, mochilas, maletas, colchones u otros muebles. También pueden entrar desde apartamentos o habitaciones vecinas y través de grietas o conductos para cableado eléctrico o plomería. Una vez en el cuarto, buscan alguna persona dormida subiendo paredes, ropa, las patas de la cama, o cualquier cosa adyacente a la cama u otra área para dormir.

Evite que las chinches se establezcan en su hogar siguiendo estos pasos:

* Inspeccione cuidadosamente la ropa y el equipaje después de haber viajado. Coloque la ropa en bolsas de plástico selladas hasta que puedan lavarse.

* Evite adquirir muebles y colchones usados, ya que estos pueden estar infestados con chinches.

* Remueva la basura de la casa, especialmente de las habitaciones en donde las chinches pueden encontrar lugares adicionales para esconderse. Una manera de prevenir las chinches en las pertenencias es guardándolas en contenedores de plástico transparente con tapas a presión, ya que estos se pueden apilar y mover fácilmente durante la inspección, limpieza o tratamiento.

* Selle cualquier grieta y hendiduras en la pared, especialmente aquellas que conectan con otras habitaciones y/o pisos.

* Mantenga las camas despejadas por encima y por debajo. No almacene artículos bajo las camas y no apile abrigos o ropa encima de las camas.

* Cubra los colchones y, más importante aún, las cajas de resortes, con envolturas plásticas especialmente diseñadas a prueba de mordeduras de chinches. De esta manera, de evitan que las chinches entren y cualquiera que esté viviendo en el interior se muere de hambre. Asegúrese de que las envolturas plásticas de los colchones encajen bien.

* Utilice sábanas con colores sólidos y claros, ya que facilitan la detección temprana de chinches.

* Puede usar un rodillo de pelusa para inspeccionar la ropa de cama y las camas.

* Si vive en un edificio de apartamentos y le preocupan las chinches, usted puede evitar que trepen por la cama retirándola de las paredes y asegurándose que la ropa de cama no toque el piso. También puede aplicar una capa gruesa de vaselina alrededor de cada pata de la cama para evitar que las chinches se trepen a la cama. La banda de vaselina debe ser de al menos dos pulgadas de ancho y aproximadamente seis pulgadas del piso. También puede colocar platos pequeños debajo de cada pata llenos de agua con jabón o dispositivos comerciales como los interceptores de insectos ClimbUp® o SenSci Volcano®.

Paso 3: Control seguro de las chinches de cama

Para controlar las chinches de manera efectiva, necesitará una combinación de tratamientos. El control es difícil, por lo que es mejor consultar a un profesional especializado en el manejo de plagas para ayudarle a deshacerse de los chinches en su hogar.

Para un control seguro y efectivo, necesitará:

* Una evaluación inicial de la gravedad de la infestación. EL profesional especializado en el manejo de plagas debe realizar una inspección exhaustiva de la casa para encontrar los refugios de las chinches y seleccionar los tratamientos de remoción apropiados para cada caso.

* Inspeccionar colchones y somieres, así como alfombras, grietas y hendiduras en donde las chinches pueden esconderse durante el día.

* Después de pasar la aspiradora, retire inmediatamente la bolsa o el recipiente del polvo, vacíelo en una bolsa de plástico, y deseche el contenido fuera de la casa, ya que puede contener chinches. Envuelva el colchón y los somieres en coberturas diseñadas para evitar que las chinches las perforen o que escapen a través de las cremalleras, tales como Protect-A-Bed®. Una vez cubra el colchón, cualquier chinche que quede atrapada dentro de la cubierta especial morirá de hambre. No retire está cubierta especial y tenga cuidado de no rasgarla o romperla.

* Lave la ropa de cama, las almohadas y la ropa con agua caliente (140° F / 60° C) y/o séquelas en la secadora usando la temperatura más caliente durante al menos 20 minutos. No sobrecargue la secadora para asegurarse que el calor se distribuya de manera uniforme sobre toda la ropa.

Uso de pesticidas en el control de las chinches de cama:

Si ha encontrado chinches en su hogar, resista el impulso de usar aerosoles o "bombas" insecticidas para el hogar, ya que las chinches son resistentes a los pesticidas más comunes. Usar bombas de insectos y aerosoles en colchones o habitaciones no controlará las chinches y sólo aumentará su exposición a las toxinas. Como los pesticidas son venenosos, estos deben usarse con moderación y cuidado.

* Si se utilizan polvos (tierra de diatomeas o geles de sílice tales como CimeXa®), estos deben aplicarse en grietas, hendiduras, huecos, y detrás de las tapas de los enchufes eléctricos. Los polvos no deben usarse en las superficies del cuarto tales como encima del colchón (o dentro de estos), ya que pueden causar irritaciones del sistema respiratorio y de la piel.

* Si va a utilizar otros productos químicos, busque ayuda de un profesional certificado o de una compañía profesional capacitada para tratar las chinches.

¿Por qué necesita ayuda?

* Los productos domésticos comunes generalmente no matarán a las chinches y pueden hacer que se propaguen más e infesten otras partes de la casa.

* Las "bombas de insectos" no alcanzan todos los escondites de las chinches tales como las grietas o hendiduras pequeñas ni dentro de pilas de objetos.

* Los repelentes de insectos rociados sobre la piel o colchones no matarán las chinches ni les impidieran picar. De hecho, el uso repetido de estos productos puede amenazar su salud y la de su familia.

* Los insecticidas más efectivos son los que son utilizados por profesionales capacitados y con licencia, y pueden requerir especialistas quienes tienen equipo especializado para su aplicación. Estos productos no están disponibles en tiendas comerciales por seguridad y requieren una certificación estatal para su compra y aplicación.

* Hay nuevos productos disponibles para combatir las chinches tales como el biopesticida Aprehend® desarrollado por Penn State, el cual no es tóxico para los humanos y otros mamíferos y mata a las chinches en aproximadamente tres semanas, y continua activo por tres meses. Este producto es solo para uso por profesionales certificados; consulte a un profesional especializado en el manejo de plagas acerca de cómo conseguir este y otros biopesticidas.

* Las compañías especializadas en el tratamiento de chinches están entrenadas en técnicas apropiadas para su detección y control usando una amplia variedad de recursos.

* Tenga en cuenta que los pesticidas por si solos no eliminarán las chinches de cama.

Control Profesional de Plagas

Al elegir una compañía de control de plagas, asegúrese que esta cumple con todos los requisitos legales que los califican para el servicio su hogar, incluyendo un Certificado de Aplicación de Pesticidas emitida por el estado de Pensilvania, una tarjeta de técnico registrado, una licencia comercial, y una cobertura de seguro de responsabilidad general. También pida una lista de referencias locales para que pueda obtener información sobre el desempeño pasado de la compañía en los tratamientos de chinches.

Para obtener más información, vaya a nuestra página de internet en extension.psu.edu/bedbug, donde puede encontrar más información y recursos para controlar las chinches. También puede contáctarnos en extension.psu.edu/ipm o a través de los siguientes teléfonos y correos electrónicos:

Pennsylvania IPM Program at Penn State

Teléfono: 814-865-2839

Email: paipm@psu.edu

Pennsylvania IPM Program in Philadelphia

Teléfono: 215-471-2200, ext. 8

Email: pscip@psu.edu

(Traducido por: Mitzy Porras, mfp145@psu.edu)