Penn State Extension

Share

Tripidos de la Pera en Pennsylvania

Taeniothrips inconsequens (Uzel)

INTRODUCCIÓN

Los trípidos de la pera son nativos de Europa. El tiempo exacto y el medio de cómo fueron introducidas a Norte América son desconocidos, pero se convirtió en una plaga de hortaliza económicamente importante en California durante los 1900. En el 1912 ocurrió una confirmación positiva de trípidos de peras en Pennsylvania como resultado de la colección de especimenes de seis diferentes hortalizas de peras del condado de Erie.

Desde ese momento hasta finales de los 1970, se había documentado muy poco con respecto a la distribución y a la importancia económica de los trípidos de la pera en Pennsylvania. En la primavera del 1980 un ingeniero forestal trabajando para la Agencia de Ingeniería Forestal de Pennsylvania observó insectos bien pequeños de color negro expandiéndose en el follaje del arce de azúcar. Estos insectos fueron colectados e identificados como trípidos de la pera. Estudios conducidos en el arce de azúcar en Pennsylvania a principios de los 1980 concluyen que los trípidos de la pera fueron los responsables por los daños causados a los árboles en el bosque en Pennsylvania. Estos trípidos desfoliaron 1.3 millones de acres en Pennsylvania durante el 1988. En norte América los trípidos de la pera se distribuyeron a través de Canadá y el norte de los Estados Unidos, extendiéndose al sur a Virginia y California.

DESCRIPCIÓN Y COMPORTAMIENTO

El adulto (Fig. 1a ) es un insecto extremadamente pequeño, midiendo solamente 1.2 – 1.7 mm de largo. Los adultos se perciben como simples manchitas negras cuando se observan en el follaje. Los rasgos de esta plaga, que son importante para su identificación, no son visibles sin la ayuda de un microscopio. Los adultos tienen dos pares de alas, pero son voladores débiles. Consecuentemente, al dispersarse los adultos de un área infestada a otra puede atribuirse a las corrientes de aire. Ambos larvas y adultos adquieren su alimento succionando los fluidos de los tejidos de las plantas hospederas. Hasta la fecha todos los adultos que han sido colectados en Norte América son hembras. La reproducción de esta especie es por partenogénesis (desarrollo del huevo sin que hallan sido fertilizado) Las dos etapas larvales son semejantes a la etapa de adultos en sus formas. Las larvas (Fig. 1b) tienen ojos rojos y son de color crema pálido a un verde translucido lo que las hacen difíciles de observar en el follaje de la planta hospedera. Las larvas en ocasiones se congregan en grupos en el follaje lo que las hacen más conspicuas. Las etapas prepupal y pupal, son también parecidas a los adultos en la forma general del cuerpo con evidentes almohadillas de alas. El color varia de crema a marrón dependiendo de su madurez. El huevo es ligeramente en forma de habichuela de color blancuzco y mide 0.75 mm de longitud por 0.25 mm milímetros de ancho.

pear thrip

Figure 1a. Adult pear thrips

pear thrip Figure 1b. Pear thrips larvae

HISTORIA DE VIDA

El historial de vida de esta especie en Pennsylvania esta ilustrada en la Figura 2. Esta plaga pasa casi todo el invierno como un adulto femenino en el suelo. La salida de los adultos ocurre cuando el terreno y la temperatura del aire calienta temprano en la primavera. Estas condiciones ocurren normalmente durante el periodo de principios a mediados de abril en Pennsylvania. Los adultos se dispersan a un conveniente hospedero y se arrastran por debajo del capullo hinchado para alcanzar acceso a los delicados, inmaduros tejidos. Un daño extensivo al follaje tierno que sé esta desarrollando puede ocurrir en este momento como resultado de la alimentación y posiblemente, la oviposición por los adultos. Los huevos son puestos después que un hospedero apropiado es localizado. Cada fémina puede depositar tanto como 150 huevos individualmente debajo de las células epidérmicas en el pecíolo y las venas de la parte baja de las hojas. El periodo de incubación puede durar de unos pocos días a una semana. Normalmente en Pennsylvania muchas de las larvas en su primer etapa han emergido del huevo a mediados de mayo. Durante este periodo, ambos, los adultos y la primera y segunda etapa larvar pueden ser observados en la superficie inferior de la hoja cerca de la coyuntura de las venas mayores. Para finales de mayo muchos adultos han muerto. El desarrollo de las etapas larvales ocurre en un periodo corto de tiempo.

La segunda etapa larval se alimenta hasta la primera semana de junio. En este tiempo caen al desecho de hojas, cavan a una profundidad de varias pulgadas y construyen una célula en el suelo o terreno con la ayuda de espinas localizadas cerca del final de su abdomen. Esta etapa larvar permanece en el suelo hasta que ocurre pupación durante el otoño. Las etapas pupal y prepupal duran relativamente un corto periodo de tiempo en el suelo. Al final de diciembre muchas de las pupas en el suelo se han trasformado en adultos. Una generación se completa cada año en Pennsylvania.

 Figura 2. Historia de vida de los trípidos de la pera en Pennsylvania

DAÑO

Esta plaga ha sido observada en el follaje del arce de azúcar expandido en Pennsylvania cada año desde 1980. Las etapas de vida de larva y de adulto de este insecto han sido observadas en una variedad de árboles incluyendo el arce de azúcar, “Norway” y el rojo, el cerezo negro y el fresno blanco. El arce de azúcar es atacado severamente y con más frecuencia. En algunas instancias los cerezos negros han sido desfoliados por este insecto al comienzo de la primavera. El daño causado a la planta hospedera usualmente varia con la densidad de población. El mayor daño causado al arce de azúcar y a otros árboles hospederos convenientes, es como resultado de la alimentación de los adultos en los tejidos delicados dentro de los capullos hinchados al principio de la primavera. La oviposición por los adultos en este tejido suave puede también afectar la salud del árbol. En adición, la producción de semillas puede también, adversamente, ser afectada por esta plaga. El daño, que se caracteriza como leve, usualmente esta expresado en la forma de un ligero rizado del follaje con algunas áreas oscuras (lugar donde se ponen los huevos) asociadas con grandes venas en la parte baja de la superficie de la hoja. Aparentemente un daño mayor ocurre cuando las hojas se afectan en su crecimiento, expandiéndose aproximadamente un cuarto del largo de su tamaño normal. La superficie de la hoja hospedera se distingue por su rizado y su color moteado con las áreas intervenales que pueden ser amarillas, marrón o rojizas. Las márgenes de las hojas pueden tener una apariencia rasgada faltando una cantidad substancial de la superficie de la hoja. En la parte baja de la superficie de la hoja, las venas grandes pueden presentar muchos lugares donde ponen huevos. La corona de los árboles pueden parecer levemente foliadas y obviamente amarillentas cuando se ven a la distancia. El daño puede variar considerablemente entre la individualidad de los árboles de los arces de azúcar. Esto puede indicar que esta especie tiene preferencia por árboles individuales dentro de las especies.

El efecto a largo plazo de la alimentación de esta especie en la fisiología, crecimiento y la salud del arce de azúcar y otros árboles hospederos, es desconocido. De cualquier modo podemos asumir que la producción de materiales necesarios de los árboles hospederos para su crecimiento y mantenimiento es adversamente afectado. Una reducción en la producción de la semilla del arce de azúcar, resultado directo del daño, puede tener un serio efecto en la regeneración de los grupos de árboles de madera dura norteña y los arbustos de azúcar en Pennsylvania. La defoliación causada por la tensión (stress) puede causar una reducción en la salud del árbol. Este daño puede causar que el hospedero afectado sea más susceptible a ser invadido por organismos secundarios.

MANEJO

En el bosque

La determinación de la densidad y distribución de la población en los bosques es critica para cualquier estrategia de manejo exitoso dirigida a reducir el impacto de la especie. El monitorear las poblaciones puede ser efectivo a través del uso de técnicas de muestreo de suelo, ya que esta especie pasa aproximadamente 10 meses de su ciclo de vida en el suelo. Los árboles individuales y la fonología de grupo deben ser monitoreada en orden para predecir mejor cuando una táctica de manejo debe iniciarse. Las técnicas de muestreo de foliar podrían probar ser útiles al determinar cuando, una medida de control apropiada debe iniciarse. El tamaño diminuto de esta especie presenta un tremendo desafió para los investigadores que están envueltos en el desarrollo efectivo y seguro de los estimados de las poblaciones. Métodos de muestras cuantitativas que predicen los niveles de poblaciones, no se han desarrollado, por consiguiente una entrada a niveles económicos no ha sido establecida para esta plaga en el bosque.

Cuando están presentes poblaciones económicamente dañinas la aplicación de un insecticida registrado debe ser dirigido a la superficie baja de las hojas de los árboles hospederos durante mediados de mayo en el sur de Pennsylvania. Las aplicaciones en los condados del norte deben seguir una semana después. Este es el periodo de tiempo cuando más larvas pueden llegar a ser expuestas en el follaje. En este tiempo las aplicaciones no le proveen protección al follaje por la época corriente de cultivo, pero esto puede reducir el potencial de reinfestación durante la próxima temporada. Generalmente, no hay insecticidas registrados para ser usados en contra de los adultos cuando están debajo de los brotes de las hojas rudimentarias.

Esta plaga tiene un número de enemigos naturales en los Estados Unidos. Predadores que incluyen tres especies de alas de encaje (lacewings) dos especies de “pirate bugs” pequeños, dos clases de mariquitas, una especie de “rove beetle” y una especie de trípidos predadores. También se conoce de una pequeña avispa parasítica de esta plaga. La efectividad de estos enemigos naturales no ha sido evaluada en el nordeste de los Estados Unidos. En adición agentes de control biológico pueden ser descubiertos a través de la exploración en el suelo y en la planta hospedera en el hábitat de esta especie nativa. En adición a estos agentes de control biológico, factores tales como la temperatura del suelo y la humedad del suelo, juegan un papel importante en la regulación de las poblaciones en los bosques.

En los arbustos de azúcar

En adición a las sugerencias mencionadas anteriormente sobre el monitoreo y control de esta plaga en los bosques, los manejadores de los arbustos de azúcar pueden elegir no hacerle incisión a sus árboles en todo el año siguiendo las lesiones que han sido suficientemente severas al punto de causar defoliación de árboles en una misma época de crecimiento. Otra alternativa es la de monitorear árboles individuales dentro de los arbustos de azúcar. La decisión de hacerle incisión sólo a aquellos que no refoliaron como resultado de la tensión del año previo, puede ser una estrategia de manejo apropiado diseñada para mantener los árboles saludables en grupo. Cuando las poblaciones son altas, aplicaciones de un insecticida registrado debe ser a tiempo para coincidir con la presencia de las etapas larvales en la superficie baja de la hoja. Esto usualmente ocurre a mediados de mayo al sur de Pennsylvania. Las aplicaciones en los condados del norte deben seguirle alrededor de una semana después.

En los madereros ornamentales

Durante los pasados años, los arces de azúcar y “Norway” plantados como ornamentales han sido atacados en varias áreas de Pennsylvania. Los árboles que son lesionados con más frecuencia son aquellos que están creciendo cerca de las proximidades de los grupos de árboles de madera dura del norte. Una consideración adicional debe ser dada a los árboles que están creciendo cerca de los huertos de frutas donde el potencial de la dispersión de trípidos de las peras es una posibilidad real. No todos los arces comienzan a expandir el follaje al mismo tiempo. Muchos factores influyen en la expansión de la hoja lo cual explica porque ciertos árboles son mayormente atacados que otros. Para reducir el impacto potencial de esta plaga la próxima temporada de cultivo, la aplicación de un insecticida registrado debe usarse contra las larvas en la superficie de la parte baja de la hoja durante mediados de mayo en el sur de Pennsylvania. En el norte de Pennsylvania las aplicaciones deben seguir alrededor de una semana después. De todos modos, esta estrategia no le provee al follaje protección para la temporada corriente. Mantenga los árboles plantados como ornamentales saludables, los que han sido sometidos a la tensión de desfoliación por esta plaga, esparciendo al voleo fertilizantes bajos en nitrógeno alrededor de las líneas de goteo del árbol en el otoño después de que caigan las hojas. Riegue los árboles bajo tensión (stress) durante condiciones de sequía, también ayudará al árbol a mantenerse saludable.

AVISO DE PRECAUCIÓN

Los pesticidas son tóxicos. Lea y siga las instrucciones y los avisos de seguridad en las etiquetas. Manéjolaos con cuidado y almacénelos en los contenedores, con la etiqueta original, fuera del alcance de niños, animales y ganado. Deshagase de contenedores vacios inmediatamente, en una manera segura y el lugares seguros. No contamine el forraje, los riachuelos, ni las characas.

Gregory A. Hoover, Decano Asociado de Extensión

abril 2002

Los programas de investigación y extensión del Colegio de Ciencias Agrícolas de Penn State son financiados en parte por los condados de Pensilvania, el Gobierno de Pensilvania y el Departamento de Agricultura de EE. UU.

Visita Extensión de Penn State en la web: http://extension.psu.edu

Donde aparecen marcas comerciales, no hay intento de discriminación o endoso implícito por parte de la Extensión Cooperativa de Penn State.

Esta publicación está disponible en medios alternativos si se solicita.

Penn State se suscribe a la acción afirmativa, la igualdad de oportunidad y a la diversidad de sus empleados.

© Universidad Estatal de Pennsylvania 2017