Penn State Extension

Share

Agallas en el Roble

INTRODUCCIÓN

Hay una variedad de especies de avispas pequeñas que producen agallas que infestan comúnmente árboles de roble, Quercus spp., en Pennsylvania. La mayoría de las agallas de hojas en los robles causan poco o ningún daño a la salud del árbol. Pero las agallas de ramitas o ramas pueden causar daños o incluso la muerte a árboles altamente infestados. Dos especies comunes de insectos que producen agallas en ramitas son la avispa de la agalla del roble cornudo, Callirhytis cornigera, (Osten Sacken) y la avispa de la agalla del roble gotoso, C. quercuspunctata (Basset). Estas especies pertenecen a la familia de los Cynipidae. Se sabe que ambas avispas, la del roble cornudo y la del roble gotoso, se encuentran desde el sur de Canadá hasta Georgia. Cada una de estas agallas se pueden diagnosticar por sus características únicas de tamaño, forma y color

DESCRIPCIÓN

Line drawing showing a gall on oak.

Figura 1. Agalla del roble cornudo en una ramita

Las agallas son un crecimiento vegetal anormal o inflamaciones anormales del tejido vegetal. Las agallas usualmente se encuentran sobre el follaje o ramitas. Estas deformidades inusuales son causadas por los químicos que regulan el crecimiento de las plantas o por un estímulo producido por un insecto u otra especie de plaga artrópoda. Los químicos producidos por estos organismos casuales interfieren con el crecimiento normal de las células de las plantas.

La avispa de la agalla del roble cornudo, C. cornigera, ataca a las ramitas del roble pino, roble arbusto, roble negro, pequeño roble y roble de agua. La avispa de la agalla del roble gotoso, C. quercuspunctata, se desarrolla en las ramitas del roble de pino, escarlata, roble rojo y negro. Ambas agallas de las ramitas leñosas en las los robles se ven semejantes, pero la agalla del roble cornudo tiene cuernos pequeños que sobresalen de alrededor de la circunferencia de la agalla (Fig. 1 & 2) Una avispa adulta emerge de cada uno de estos cuernos.

Gouty leaf gall on oak.

Figura 2. Agalla del roble gotoso en una ramita

HISTORIA DE VIDA

El ciclo de vida de varias avispas de agallas es altamente variable. Dos o más años se requieren para que estas avispas, que se desarrollan en las agallas, alcancen madurez. Estas usualmente pasan el invierno, como adultas, en lugares protegidos lejos de los árboles hospederos. Una vez los capullos brotan en la primavera y las hojas comienzan a expandirse, estas pequeñas avispas comienzan a poner sus huevos en el tejido expandido de la planta. Durante el proceso de poner huevos o al principio del proceso de alimentación de la larva, glándulas especializadas del cuerpo segregan un químico regulador del crecimiento que interactúa con ciertos químicos de la planta que producen estos crecimientos anormales. Después de un breve período del crecimiento celular, el desarrollo de la agalla se detiene por completo. El insecto está confinado en su “casita” y sólo se alimenta del tejido de la agalla durante lo que queda de su desarrollo. Una vez estas agallas se forman, estos no continúan usando los nutrientes de la planta hospedera.

DAÑO

En general, muchas de las agallas de las hojas en los robles en Pennsylvania no afectan la salud del árbol hospedero. Algunos pocos pueden causar que las hojas caigan prematuramente o que se distorsionen causando que la fotosíntesis (el proceso de las plantas para producir alimento) se interrumpa. Las agallas generalmente son estéticamente objetables para los dueños de hogares que pueden encontrarlas no atractivas y temen que estas pueden causar daño a la salud sus árboles de robles.

MANEJO

El control químico es raramente sugerida para el manejo de las agallas de las hojas del roble. Los métodos de control culturales pueden ser efectivos en la reducción del impacto de estos insectos. Algunas hojas que caen pueden albergar varias etapas de vida de las plagas que producen agallas. Así que, es provechoso colectar y destruir todas las hojas infestadas. Algunas de estas plagas invernan en ramitas y ramas del roble. Donde detecte estas agallas, pode y destruya el material de la planta cuando las agallas son pequeñas y han comenzado a desarrollarse.

Una vez las agallas comiencen a desarrollarse, es casi imposible detener o invertir su desarrollo. A menos que insecticidas registrados puedan ser aplicados cuando las avispas de agallas están volando, estos ofrecen poca o ninguna medida efectiva de control. Al no haber daños serios en las plantas por causa de las agallas de las hojas y la dificultad de establecer un tiempo apropiado para la aplicación del insecticida, plantean un fuerte argumento contra el uso de insecticidas para reducir agallas en los robles.

AVISO DE PRECAUCIÓN

Los pesticidas son venenosos. Lea y siga las instrucciones y precauciones en la etiqueta. Manéjelos con cuidado y guárdelos en sus envases originales, fuera del alcance de niños, mascotas y ganado. Disponga de los envases vacíos de manera segura y en un lugar seguro. No contamine el area de alimento de animales, ríos o estanques.

Greg Hoover , Decano Asociado de Extensión

Revisado marzo 2004

Translations by / Traducido por: Edgar Martinez & Elba Hernandez sveltaflor@hotmail.com

Los programas de investigación y extensión del Colegio de Ciencias Agrícolas de Penn State son financiados en parte por los condados de Pensilvania, el Gobierno de Pensilvania y el Departamento de Agricultura de EE. UU.

Visita Extensión de Penn State en la web: http://extension.psu.edu

Donde aparecen marcas comerciales, no hay intento de discriminación o endoso implícito por parte de la Extensión Cooperativa de Penn State.

Esta publicación está disponible en medios alternativos si se solicita.

Penn State se suscribe a la acción afirmativa, la igualdad de oportunidad y a la diversidad de sus empleados.

© Universidad Estatal de Pennsylvania 2017