Penn State Extension

Share

Escama Alargada del Abeto

Fiorinia externa Ferris

INTRODUCCIÓN

La escama alargada del abeto, algunas veces conocida como la escama fiorinia, es una seria plaga de insecto de escama acorazada del abeto, Tsuga spp., en árboles ornamentales y forestales en Pennsylvania. Las principales plantas hospederas incluyen el abeto canadiense y oriental, T. canadensi , abeto carolina, T. carolina , y el abeto japonés norteño, T. diversifolia , pino , Abies spp .y abeto , Picea pinus spp . Esta plaga clave también se alimenta de cedros, Cedrus spp . , abeto Douglas, Pseudotsuga menziesii , pino, Pinus spp . y el tejo, Taxus spp ., pero estos no son sus hospedadores preferidos. Estas plantas hospedadoras menos preferidas, si se infestan son porque usualmente crecen aledañas a abetos infestados. Se cree que este insecto de escama acorazada fue introducido si intención en los Estados Unidos desde Japón. Se observo por primera vez en Queens, New York en el 1908. Esta plaga ocurre en Connecticut, Maryland, Massachusetts, New Jersey, New York, Ohio, Rhode Island y Virginia.

Elongate hemlock scale

Imagen 1. Infestación de la escama alargada del abeto sobre el abeto, Fotógrafo: Eric R. Day, Instituto Politécnico y Universidad del Estado de Virginia

DESCRIPCIÓN Y COMPORTAMIENTO

La cobertura cerosa de estas especies puede ser observada en la superficie baja de la aguja al igual que en los nuevos conos. La cobertura cerosa aplanada, extendida, de color amarillo marrón claro a castaño anaranjado de la hembra adulta, es aproximadamente de 1.5 mm de largo. El cuerpo de la hembra adulta debajo de la cobertura cerosa así como los huevos y la etapa de ninfas (rastrera) son de color amarillo. En el macho la blanca cobertura cerosa es más pequeña. Cuando se examinan de cerca las agujas en el abeto infestado, los machos adultos pueden parecerse a pequeñas avispas parasitoides, según se arrastran a través de las agujas. Las escamas machos adultos sólo poseen un par de alas. Algunas veces la secreción de cerosa de orugas asentadas puede construir una masa de filamentos (hebras) enredados. Estos filamentos cerosos pueden ser tan abundantes que puede darle a la superficie baja de las agujas infestadas una blanca apariencia. Cuando esta condición esta presente puede causar que individuos mal informados la diagnostiquen como adélgido del abeto lanoso.

HISTORIA DE VIDA

Estas especies invernan como hembras fertilizadas o huevos. Las hembras depositan sus huevos a principios de la primavera debajo de la cobertura cerosa y pueden continuar poniendo huevos hasta principio del verano. Una hembra puede producir un total de 20 huevos en toda su vida. En tres a cuatro semanas los huevos encuban en las primeras etapas de ninfas llamadas rastreras que emigran a nuevas agujas en la misma planta. La dispersación de estas rastreras sobre largas distancias usualmente ocurre debido a corrientes de vientos o en las patas o plumaje de los pájaros. Las rastreras se establecen en la parte baja de las agujas, insertan las partes bucales, sé alimentan de 3 a 4 semanas y luego mudan su piel en una segunda etapa ninfal. Otras cuatro semanas son requeridas para alcanzar la madurez. Las hembras tienen tres etapas de desarrollo de vida después del huevo y los machos tienen cinco. Cuando alcanzan la madurez, los machos emergen como pequeños insectos alados, se aparean con la hembra y luego mueren. Las hembras apareadas comienzan a poner una segunda generación de huevos de seis a ocho semanas después de aparearse. Los individuos que se desarrollan de estos huevos maduran e invernan. Las hembras adultas pueden vivir hasta un año.

DAÑOS

Las escamas dañan las plantas hospederas insertando sus partes de la boca, que son como hilos de succión penetrantes, en las agujas y sacan los nutrientes vitales, necesarios para el crecimiento de la planta, de las células mesophyll. Los insectos de escamas acorazada no se alimentan del contenido de las células vasculares. La excesiva pérdida de los fluidos de la planta reduce el crecimiento y la salud de la planta. Las heridas por alimentación causan el desarrollo de unas bandas amarillas en el extremo de las agujas infectadas. Esta herida causa que las agujas se caigan prematuramente dándole una delgada apariencia a la corona de un árbol infectado. Frecuentemente, esta plaga clave se encuentra en el mismo abeto con el adélgido lanudo del abeto, Adelges tsugae . Hay varios insectos claves y especies de plagas de ácaros que se alimentan del follaje del abeto. Es importante identificar con exactitud que especie de plaga u organismo causal está presente cuando se esté manteniendo la salud de los abetos. Una infestación de esta escama acorazada debilita los árboles permitiendo exitosos ataques de organismos secundarios tales como el horador de abetos, Melanophila fulvoguttata o pudridor de raíces Armillaria .

ESTRATEGIAS DE MANEJO

Un manejo efectivo de esta plaga clave es extremadamente difícil ya que todas las etapas de desarrollo pueden estar presentes durante la temporada de crecimiento. Habrá abundantes orugas desde tarde en mayo hasta temprano en julio. Este es el tiempo ideal para tratarlos con una formula de insecticida registrada aplicada de acuerdo a las instrucciones de la etiqueta. Una segunda roseada debe ser aplicada temprano en julio, si es necesario. Repetidas aplicaciones pueden hacerse necesarias para un efectivo manejo de los restreros hasta mediados de septiembre. Mantener los árboles saludables puede reducir la posibilidad de un aumento en la población de esta plaga. Estudios han demostrado que la fertilización de una gran población de abetos con nitrógeno aumenta él numero de escamas acorazadas. Los insecticidas sistemáticos inyectables en el terreno usados para manejar el adélgido lanoso del abeto no son efectivos para manejar estos insectos de escama acorazada.

Dos pequeñas avispas parasitoides, la mariquita, Chilocorus estigma y varias especies de insectos de alas de encaje, son enemigos naturales de este insecto de escamas que proveen alguna reducción poblacional.

AVISO DE PRECAUCIÓN

Los pesticidas son tóxicos. Lea y siga las instrucciones y los avisos de seguridad en las etiquetas. Manéjolaos con cuidado y almacénelos en los contenedores, con la etiqueta original, fuera del alcance de niños, animales y ganado. Deshagase de contenedores vacios inmediatamente, en una manera segura y el lugares seguros. No contamine el forraje, los riachuelos, ni las characas.

Greg Hoover, Decano Asociado de Extensión

Revisado en noviembre 2003

Translations by / Traducido por: Edgar Martinez & Elba Hernandez sveltaflor@hotmail.com

Los programas de investigación y extensión del Colegio de Ciencias Agrícolas de Penn State son financiados en parte por los condados de Pensilvania, el Gobierno de Pensilvania y el Departamento de Agricultura de EE. UU.

Visita Extensión de Penn State en la web: http://extension.psu.edu

Donde aparecen marcas comerciales, no hay intento de discriminación o endoso implícito por parte de la Extensión Cooperativa de Penn State.

Esta publicación está disponible en medios alternativos si se solicita.

Penn State se suscribe a la acción afirmativa, la igualdad de oportunidad y a la diversidad de sus empleados.

© Universidad Estatal de Pennsylvania 2017