Penn State Extension

Share

Abejas Carpinteras

Xylocopa virginica

INTRODUCCIÓN

Las personas que se quejan acerca de abejorros que vuelan debajo de los aleros de sus casas, probablemente son molestados por las abejas carpinteras. Los abejorros son abejas grandes y sociales, de ½ a 1 pulgada de largo, con marcas en el cuerpo negras y amarillas, o, raramente, negras y anaranjadas. Sus nidos son bajo tierra y emplean la mayor parte del tiempo viajando entre el nido y las flores de las cuales obtienen su alimento.

Las abejas carpinteras se asemejan a los abejorros en tamaño y apariencia, pero no son insectos sociales. Estas construyen sus nidos en árboles y en el armazón de los edificios. La mayor parte de la parte superior del abdomen de las abejas carpinteras no tiene vellos y es de color negro brillante. Por el contrario, el abdomen de los abejorros es completamente cubierto con vellos, muchos de ellos de color amarillo. Si usted ve un gran número de abejas revoloteando cerca de los aleros de las casas o perforando la madera, usted tiene abejas carpinteras. Existe una sola especie de la abeja carpintera, Xylocopa virginica, la cual se encuentra en Pennsylvania.

La abeja macho es incapaz de picar. Es esta abeja macho la que más frecuentemente se observa. Estas revolotean en la vecindad del nido y se lanzarán contra cualquier otro insecto volador que se aventure en su territorio. Una conducta común de los machos es acercarse a las personas si se mueven rápido o agitan la mano en el aire. Los machos incluso pueden revolotear a corta distancia de las personas causando pánico innecesario. Sin embargo, las hembras son capaces de picar pero pocas veces lo hacen. Tienen que ser extremadamente provocadas (ejemplo: manejadas) antes de picar.

IMPORTANCIA ECONÓMICA

Mientras que el daño a la madera por la acción perforadora de una simple abeja es tenue, las crías de los subsiguientes años expandirán el túnel a través de las actividades ramificadoras y pueden causar considerable daño estructural. Además, comúnmente defecan en la pared o en otro artículo directamente debajo de la apertura causando manchas.

Las abejas carpinteras no comen madera. Ellas excavan los túneles para refugio y cámaras en donde crían sus crías. Usualmente, atacan objetos sin pintar como puertas, umbral de ventanas, aleros de techos, tablillas, barandas, postes de teléfono y, a veces, muebles de patio de madera.

Una abeja carpintera comienza su nido perforando un hoyo redondo, casi perfecto, de entrada (cerca de ½ pulgada de diámetro) en la madera. Este hoyo es usualmente contrario a la fibra de la madera. Cuando el túnel tiene cerca de 1 pulgada de profundidad, la abeja gira en ángulos rectos al hoyo inicial y crea túneles en dirección para lela a la fibra de la madera. Las abejas prefieren atacar la madera que es mayor de dos pulgadas de espesor.

CICLO DE VIDA

Las abejas jóvenes adultas, machos y hembras, invernan en los túneles durante el invierno. Se aparean en la primavera y empiezan a limpiar y a ampliar los túneles viejos o a excavar nuevos como cámaras de crianza para sus crías. Cada cámara es provista con una porción del "pan de abeja", una mezcla de polen y nectar regurgitado, que sirve como alimento para las larvas. Un huevo es depositado en el abastecimiento de alimento y cada cámara es sellada. Típicamente hay de 6 a 8 cámaras construídas por la hembra. Las larvas que salen del cascarón completan su desarrollo y la fase de pupa. Recién desarrolladas abejas carpinteras adultas emergen en agosto, nutriéndose de nectar y regresando a los túneles para invernar.

MANEJO

Localize la madera en la cual las abejas están activas y apliqué un polvo isecticida directamente en las aberturas del nido. Esto se logra mejor usando un espolvorador que sople el polvo dentro del túnel y cubra los lados. Para evitar posibles picadas, trate el área de noche. Use una linterna, sobre la cual tenga pegado un pedazo de papel celofán rojo. Las abejas no pueden ver la luz roja, pero usted podrá ver las aberturas. Si usted tiene que tratarlas durante horas del día, use un rociador "pyrethrum" o un rociador para avispas y avispónes para derribar cualquier abeja que vuele por los alrededores. Es aconsajable tener puesto ropa protectora, guantes, gafas, y un respirador o máscara contra el polvo ya que el polvo insecticida frecuentemente se esparce por el aire y puede caer sobre usted mientras lo aplica en el túnel. Lave inmediatamente cualquier ropa contaminada (no la mezcle con otra ropa a lavar de la familia) y dúchese para remover de encima el polvo insecticida. A causa de los riesgos obvios asociados con el tratamiento de los hoyos de las abejas carpinteras en los aleros o sofitos, muchos dueños de hogares contratan una compañía licenciada para el control de plagas quien provea este servicio.

¡No cubra inmediatamente los hoyos! Las abejas deben tener libre acceso a través de la entrada del nido donde entrarán en contacto con el polvo y distribuirlo adentro de los túneles. Además, cualquier abeja madura nueva que emerjerá a través de las aberturas y vendrá en contacto con el polvo depositado allí. Las épocas para aplicar el tratamiento son en primavera, cuando se observan las primeras abejas, otra vez a mediado del verano para matar cualquier abeja que no haya adquirido suficiente tratamiento cuando emergieron, y una tercera vez temprano en otoño para poner en contacto cualquier abeja invernando que esté ocupando los túneles. En el otoño, los hoyos se deben rellenar con masilla de madera o clavijas de madera y pintar o barnuzar toda la superficie de madera. La madera cubierta con tinte, usualmente, no es protegida contra los ataques.

AVISO DE PRECAUCIÓN

Los pesticidas son venenosos. Lea y siga las instrucciones y precauciones de seguridad en las etiquetas. Maneje con cuidado y guarde en su envase marcado original fuera del alcance de niños, mascotas y ganado. Disponga de envases vacíos al instante, de manera segura y en un lugar seguro. No contamine forraje, ríos o estanques.

Steven B. Jacobs, Decano Asociado de Extensión

Revisado septiembre 2003 Revista mayo 2007

Translations by / Traducido por: Edgar Martinez & Elba Hernandez Edgar Martinez & Elba Hernandez sveltaflor@hotmail.com

Los programas de investigación y extensión del Colegio de Ciencias Agrícolas de Penn State son financiados en parte por los condados de Pensilvania, el Gobierno de Pensilvania y el Departamento de Agricultura de EE. UU.

Visita Extensión de Penn State en la web: http://extension.psu.edu

Donde aparecen marcas comerciales, no hay intento de discriminación o endoso implícito por parte de la Extensión Cooperativa de Penn State.

Esta publicación está disponible en medios alternativos si se solicita.

Penn State se suscribe a la acción afirmativa, la igualdad de oportunidad y a la diversidad de sus empleados.

© Universidad Estatal de Pennsylvania 2017